728x90
Actitudes que ahuyentan al hombre de la mujer PDF Imprimir

Algunas mujeres, sin casi darse cuenta, provocan a quienes aman para que las dejen. ¿Por qué? William July, autor de varios libros sobre las relaciones de pareja, dice que las mujeres esperan demasiado de los hombres y que, desgraciadamente, no reciben la información de lo que sus parejas piensan sobre ellas de manera directa, es decir de la fuente.

 

Las mujeres suelen preguntar a otras mujeres, escuchar a los expertos en relaciones y creer en las estadísticas. Si bien esas fuentes pueden ser de ayuda y proporcionar cierta información, nada es más exacto que preguntar a los hombres directamente sobre lo que piensan y sienten. Esta lista de las diez cosas que hacen las mujeres que ahuyentan a sus hombres ha sido conformada luego de una serie de entrevistas informales realizadas a hombres de carne y hueso en su diario vivir.

Ninguno de estos hombres es experto, según manifiesta July, ninguno es sociólogo o psicólogo o algo que le se parezca. Son hombres comunes y corrientes, de varias profesiones y oficios, de diversas condiciones sociales y económicas.

“Cuando junté a estos hombres, la primera pregunta que les hice fue: “¿cuáles son las cosas que las mujeres hacen para enloquecerlos?”. Les pedí que fueran directos y honestos en sus respuestas, pero aclaré que no estaba buscando una lista de quejas, sino una lista de 10 cosas que los hombres quisieran que las mujeres conozcan. Una lista que pudiera tender un puente entre hombres y mujeres para mejorar la comunicación, evitar los malos entendidos y exponer cualquier tema tabú que se necesitara ventilar. Así establecimos las diez cosas que hacen que los hombres se alejen de las mujeres”, dice July y estas son:

Ser dulce para conseguir a un hombre y luego cambiar

“Cuando empezamos a salir ella lucía hermosa, sexy, me sonreía todo el tiempo, era cariñosa, ahora ni se peina, jamás sonríe y es arisca”, fue el comentario de uno de los entrevistados. Los hombres no pueden esperar tener una supermujer que trabaje, cocine, limpie y luzca siempre perfecta. Pero una mujer no debería aparecer como supermujer y luego empezar a cambiar drásticamente. Es mejor presentarse como es, con sus debilidades a la vista pues, si ella cambia su ‘acto’ totalmente luego de que la relación lleva algún tiempo, su hombre se siente traicionado, engañado. No sabe en qué mismo creer y siente que no puede confiar en esa mujer.

No dar el espacio suficiente

Los hombres aman la independencia y quieren tener al menos un tiempito para ellos mismos. Ellos, al igual que las mujeres, necesitan sentirse libres y no atrapados o rehenes de alguien. Quieren tener tiempo para salir con sus amigos, para meditar o simplemente para descansar, por eso ven mal el que la mujer les califique de egoístas o desconfíe y crea que la están traicionando. La mujer inteligente sabe que el hombre necesita su espacio y se lo da porque ella confía en sí misma y en él y sabe que esto es bueno para una relación sana.

Las mujeres celosas, posesivas hacen que el hombre se sienta acorralado y falto de privacidad. Se equivocan al querer controlarlos en todo y a todo momento. Si una mujer no puede dar a su hombre algo de espacio la relación no se solidifica porque ella tiene problemas y necesidades que debe resolver primero. Su desconfianza solo demuestra que ese hombre no es para ella.

Que no digan lo que en verdad sienten o piensan

Los hombres no son buenos para leer la mente. En realidad tienen gran dificultad en darse cuenta de lo que significan las palabras que salen de la boca femenina. Las mujeres tienen una comunicación mucho más sofisticada que la de los hombres y son más adeptas a los gestos, expresiones faciales y lenguaje corporal. Por lo tanto, los hombres y las mujeres casi siempre sufren de rupturas en sus relaciones comunicativas.

Desafortunadamente, algunas mujeres no se expresan de manera honesta y abierta y logran usar una inflexión de voz y lenguaje corporal que comunica lo que quieren decir a pesar de que las palabras que salen de su boca digan todo lo contrario. Ejemplo: “No me importa que salgas con tus amigos esta noche”, es lo que dicen, pero sus ojos y su actitud demuestran todo lo contrario. Algunos hombres no logran leer esas claves no verbales que usan sus parejas y, cuando esto sucede, el resultado con seguridad es una pelea porque la mujer siente que ella comunicó sus sentimientos pero que él los ignoró. El pobre se queda sin saber qué pasó porque ella nunca lo dijo en palabras; en cambio ella esperaba que él leyera sus claves no verbales y lo califica de egoísta porque solo piensa en sí mismo y en o nadie nada más.

Querer demasiadas cosas


Algunos hombres dicen que las mujeres son poco realistas en sus expectativas y que demandan demasiadas cosas. Pedir que un hombre sea trabajador y las respete no es demasiado, pero cuando no se conforman solo con ello y buscan todo bien material que se les pasa por la mente, el amor que entró por la puerta saldrá por la ventana.

Que descalifiquen su pasión y sus deseos

Sería bueno que el campo sexual no juegue un papel tan preponderante en una relación, sin embargo, para la gran mayoría de parejas esto es lo que más cuenta. La sensualidad puede ser una herramienta aprendida y es como manejar un carro, todos básicamente pueden hacerlo y algunos son excelentes en ello y otros son expertos, pero todos tienen una idea de cuándo lo hacen bien o mal.
Por eso, los hombres se quejan de la falta de entusiasmo, de creatividad en sus parejas. Y si algo les saca de quicio es que las mujeres utilicen las relaciones sexuales como un arma o como una forma de premiar o castigar. Si bien un hombre no puede esperar que una mujer que está enojada se muestre apasionada, sí es necesario que ella le diga las razones de su enojo y no utilice el mismo para alejarse físicamente porque esto despertará su rabia, se tornará vengativo y la relación sufrirá un deterioro que pudiera ser fatal.

 
< Anterior   Siguiente >

120x600